Importancia de La Sanidad Animal

Los animales ofrecen multitud de beneficios al ser humano. Si bien los de compañía, deporte o trabajo satisfacen necesidades importantes en la sociedad actual, no debemos dejar de considerar que la obtención de alimentos de origen animal ha sido históricamente, y sigue siendo, uno de los pilares fundamentales en los que se ha basado la alimentación humana. Asimismo, cabe destacar la importancia económica de la actividad ganadera en nuestra sociedad, sin olvidar el papel medioambiental que juegan algunas especies como las abejas melíferas. 

 

Por todo ello, desde los tiempos en que comenzó la domesticación de los animales y su crianza el hombre improvisó remedios para tratar de paliar el sufrimiento y la pérdida de animales que ocasionaban las enfermedades, las lesiones o los accidentes. Fruto de la experiencia y gracias al enorme progreso de las ciencias veterinarias sobre el conocimiento, diagnóstico y tratamiento de las dolencias, nos encontramos en un momento en el que, afortunadamente, se dispone de los medios necesarios para que los animales de compañía, de producción, ocio y deporte e incluso los animales silvestres, tengan a su disposición profesionales y herramientas que puedan garantizar su adecuado estado de salud y bienestar. 

 

 

No cabe duda de que la sanidad animal constituye un elemento crítico que tiene una gran repercusión en el estado sanitario y de bienestar de los animales. Hoy día como complemento a la pericia del profesional veterinario, existe en el mercado una amplia gama de productos que contribuyen a mantener un buen estado de salud de los animales, primero con el diagnóstico precoz de las enfermedades, pasando por la prevención de las mismas y si ésta no ha sido posible, con el tratamiento adecuado.  En este contexto, merece ser destacada la contribución del desarrollo de medicamentos como los antibióticos o las vacunas o de herramientas de diagnóstico que han permitido prevenir, controlar y erradicar, en la medida de lo posible, enfermedades persistentes y muy costosas para los ganaderos y que suponían un riesgo para la salud pública. 

 

Además, el tratamiento y la prevención de las enfermedades conllevan una mejora en el estado de salud de los animales, evitando el sufrimiento derivado de las mismas lo que influye positivamente en su bienestar. Un estado óptimo de salud es la condición previa al complejo conjunto que integra el concepto de bienestar. 

 

 

Por otro lado, la sanidad animal resulta fundamental para garantizar la salud pública y la seguridad y abastecimiento de alimentos. Los animales sanos son imprescindibles para la obtención de unos alimentos seguros, de calidad y a precios razonables que satisfagan las necesidades de la población. Algunas enfermedades animales también plantean amenazas graves para la salud pública al ser transmisibles al hombre desde los animales (zoonosis), bien directamente o a través de los alimentos como puedan ser tuberculosis, brucelosis, salmonelosis, listeriosis, cisticercosis, etc. 

 

Los servicios nacionales de sanidad animal deben tener un sistema de vigilancia de enfermedades bien organizado. La vigilancia incluye la observación exacta del perfil de la enfermedad en una población. A escala nacional, la población es toda la población animal del país y deberla incluir a la población humana en lo que concierne a las condiciones zoonóticas. Para que sea útil, debe comprender el registro y análisis sistemáticos de las observaciones con objeto de definir el estado actual de la enfermedad y documentar los cambios.

 

Los servicios de sanidad animal deben tratar de prevenir las enfermedades; una parte del seguimiento epidemiológico de cualquier investigación de enfermedad ha de ser un intento de identificar los métodos de prevención apropiados. La transferencia de estos métodos preventivos a los ganaderos y productores requiere luego un esfuerzo de extensión real. Aunque este proceso de enseñanza debería convertirse naturalmente en parte integrante de las actividades de todos los oficiales de campo, también deberán emplearse métodos específicos y organizados de extensión.

 

Sin embargo, esto no requiere el establecimiento de un gran servicio de extensión. Las actividades de extensión han de ser una parte normal de las obligaciones diarias de todos los oficiales del servicio de sanidad animal. Estos deberán recibir una formación continua en métodos de extensión y pleno apoyo para estas actividades.

 

La interacción de la salud y producción animal, la salud pública veterinaria y la salud pública, no debería reducirse a la mera complementación de capacidades tecnológicas sectoriales específicas, sino constituirse, en forma conjunta, en un verdadero programa nacional de seguridad alimentaria, dentro del cual sus atribuciones particulares, independientemente de su ubicación institucional, serían, en forma resumida, la producción, higiene y protección de alimentos y la nutrición.

En este sentido, los programas sanitarios coordinados entre las diferentes administraciones y los profesionales veterinarios, así como la disponibilidad de herramientas, suponen un elemento clave a la hora de garantizar un elevado nivel de salud pública y de seguridad alimentaria reduciendo al mínimo la incidencia de enfermedades con repercusión en la salud de los consumidores. 

 

 

DIGEGA

DIRECCIÓN GENERAL DE GANADERIA © 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
AUTOPISTA 30 DE MAYO, CIUDAD GANADERA.
TEL: 809-535-9689 SIN CARGOS: 809-200-0299 
EMAIL: DIGEGA@GANADERIA.GOB.DO

Redes Sociales

 

Enlaces